Continued work in the Aceitillar Region of the Sierra de Bahoruco

Durante los últimos 5 años en la Sierra de Bahoruco, una gran diversidad de biólogos ha intentado atraer a una población de Golondrinas Verdes a través de la colocación de cajas-nido artificiales. Se cree que esta especie ha sido extirpada de Jamaica en la década del 80, convirtiéndose en endémica a la isla La Hispaniola, donde la disminución de su abundancia general ha llevado a que sea catalogada como especie Amenazada según la Lista Roja de la UICN. Las cajas-nido, cuando sean utilizadas activamente, les permitirán a los científicos un fácil acceso al estudio de la biología reproductiva de la especie, al mismo tiempo que se desarrolla un plan de conservación para su protección. Desafortunadamente, a pesar del trabajo duro y la variedad de metodologías utilizadas, las golondrinas muestran  una mayor preferencia a otras cavidades disponibles, de las cuales las más populares son grietas en las paredes rocosas de las minas de bauxita y acantilados de piedra caliza. Sin embargo, en estas cavidades ‘naturales’ se ha encontrado un aumento en la depredación por ratas y hurones, dos especies introducidas que han tenido impactos extremadamente negativos en la biodiversidad de toda la isla.

Aunque los depredadores invasivos también se encuentran en la Cordillera Central, los investigadores en el Parque Nacional Valle Nuevo han tenido un éxito alentador al conseguir atraer una población de Golondrinas Verdes a las cajas-nido, población que ha sido el foco de un profundo monitoreo desde el año 2011. Justin Proctor, un estudiante de Maestría de Cornell University, ha dedicado su carrera de posgraduación a investigar la biología de vida de esta rara y poco conocida especie. “El impulso de los esfuerzos de conservación en la Republica Dominicana está creciendo rápidamente”, dice Proctor, “y la Golondrina Verde nos ha dado una oportunidad para involucrarnos y conectar a la gente con la ciencia, la sustentabilidad y, en última instancia, con un sentido de manejo de sus propias áreas naturales”. Proctor trabaja junto a una colaboradora de la Universidad Nacional de Tucumán en Argentina, Marisol Mata, quien asegura que los grandes cambios se logran a través de la educación. “La parte más importante de nuestro proyecto es diseminar la información que hemos obtenido de esta especie”, dice Mata. “Muchos Dominicanos están dispuestos a colaborar con nuestro estudio una vez que han sido adecuadamente informados acerca de los riesgos que enfrenta la vida silvestre de su país”.

Proctor y Mata, junto con la ayuda de Esteban Garrido, Jairo Isaac Matos (Pirrin) y Gerson Feliz Feliz, quienes trabajan en Grupo Jaragua, decidieron que era tiempo de reactivar los esfuerzos para estudiar y proteger a la población de Golondrinas Verdes en la Sierra de Bahoruco. Anteriormente, se habían colocado cajas contra y dentro de los paredones de piedra, imitando con gran detalle las cavidades naturales que actualmente son utilizadas. Esperando conseguir el éxito con una nueva táctica, el 4 de julio de este año, el grupo de biólogos colocó 20 cajas en la región de Aceitillar, utilizando el mismo diseño aplicado eficazmente por Proctor y Mata en el Parque Valle Nuevo. “Hemos vuelto a las bases del diseño y la colocación de las cajas-nido”, exclama Proctor. “Colocamos las cajas en áreas abiertas, algunas bastante lejos de los acantilados con cavidades naturales. Además, estas cajas fueron colocadas en postes fuertes de metal, equipados con conos anti-depredación.  Si tenemos suerte, y alguna de las parejas de golondrinas decide anidar dentro de una de estas cajas, los conos son un elemento crítico a la hora de asegurar la supervivencia de los pichones y el regreso de los mismos al área donde volverán a utilizar las cajas. En este momento, no tenemos la capacidad de estudiar ni proteger ninguna de las cavidades naturales en el área, lo cual hace que nuestra necesidad de encontrar una forma de atraer a estas aves a las cajas sea extremadamente importante.”

Los miembros de Grupo Jaragua continuaran monitoreando las cajas nuevas y buscando otros hábitats en los cuales se puedan agregar nuevas cajas en el futuro cercano. “Existe un gran número de gente que ha dedicado tiempo y esfuerzo considerables a la creación de un programa de monitoreo de cajas-nido en la Sierra de Bahoruco. Mientras las aves no se den por vencidas, tampoco lo haremos nosotros”, confirma Proctor.

 

P1020895

GOSW chicks in ‘natural’ cavity in Bauxite mine rock wall, Acetillar Region

P1020901

Esta caja, al igual que muchas otras colocadas hace varios años, fue ‘camuflada’ en la pared de tierra en un intento de imitar las cavidades naturales de los alrededores.

 

 

P1020928

Los esfuerzos más recientes realizados para establecer una colonia de Golondrinas Verdes anidando en la Sierra de Bahoruco fueron encabezados por (de izquierda a derecha):  Marisol Mata, Justin Proctor, Esteban Garrido, Jairo Isaac Matos (Pirrin), and Gerson Feliz Feliz.

P1020930

 

Pounding in posts to which we attached nest boxes.  Getting tired….

 

P1020946

Bauxite Mine

 

P1020952Only nest found in an older box – unfortunately this box and nest had fallen from their attachment point on the cliff wall during the breeding season.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s